Volver Mapa del Sitio
Marta Schwarz

Por Andrés Mendieta

“Es una docente de alma”, solían definirla cada mamá que concurría la Escuela Parroquial de la Merced y se enteraba que Marta Schwarz sería la maestra de sus hijos, varón o mujer. Con la dulzura en su trato esta rubia de mirada color miel captada en muy poco tiempo a su discípulo quien -no con el trato de ahora “la seño”- pasaba a que el educando la considerara como “la mamá”, “la hermana”, “la compañerita” y hasta la respetuosa figura que estaba frente al grado en la diferente tarea de enseñar.

Así era Marta Schwarz, quien de adolescente abandonó su Córdoba natal para radicarse junto a sus mayores en esta Salta de Lerma. Al poco tiempo observó que la lectura de los textos importados desde Buenos Aires no llegaba a conjugar con las necesidades de la niñez salteña. Y así inició como una joven Quijote su pelea contra los molinos de vientos ante el “no” de los editores de la Capital Federal. Tenaz con su juventud rebelde y desafiando a no decaer con un “no” participó de un concurso de libro de lectura para segundo grado convocado por Editorial Estrada. Con su “Caminitos” le permitió sobresalir entre los cientos de participantes de todo el país con un primer premio.

Más tarde, en compañía de su amiga y colega Marta Valeriano de Niz, abrigó otras de las carestías que tenían los escolares de cuarto grado: un poco de Geografía e Historia de Salta. Así nació “Palabras Pinceles” –aprobado por el Consejo General de Educación- con unas palabras tipo presentación:

“Las letras amigas se han reunido en una gran caja.
Buscan compañeras y salen en grupos.
Traviesas se ubican formando palabras.
¿Qué son las palabras?
Pinceles cargados de asombro.
Pintan un paisaje, un niño, un anciano,
muñecas, jardines, viajes, animales…
¿Y como las pintan?
Contándote con ven en tus ojos”.

En “Palabras Pinceles” se abre la inquietud del pequeño lector con trabajos de autores salteños: Carlos Hugo Aparicio, Clara Saravia Linares de Arias, Manuel J. Castilla, Juan Carlos Dávalos, Jaime Dávalos, Julio Díaz Villalba, José Fernández Molina, Bernardo Frías, Federico Gauffín, Juana Manuela Gorriti, Calixto Linares Fowlis, Julio César Luzzatto, José Ríos, Emma Solá de Solá, Fernando R. Figueroa y Celso E. Molina.

La ruta literaria estaba ya transitada por Marta Schwarz y en su itinerario nació su primer libro de poemas “Ajena a toda certidumbre” y como no hay primera sin segunda incorporó a su quehacer lírico “Testigo de las alas” y otros trabajos como “Bestiario” que como pinceles la acompañaron con palabras.

 

 

Salta

Oeste en diagonal; la Puna, el viento ,

el suelo helado, seco, polvoriento; .

una queja de erquencho, entre las tolas

aprieta el alma mineral y sola.

--o--

En el centro la paz, la mansedumbre,

el nogal, el cebil, la tipa rosa,

el surco azul abierto, la vendimia pronta

y el hombre construyendo su destino.

--o--

Cruzan el Este los gigantes ríos;

amortigua la selva el grito herido

para que en la pradera, tierra roja,

brote del árbol hecho sombra y trino.

--o--

Así es la Salta de este canto mío;

desierto y selva, rosedal y espino,

savia trepando por la voz del gaucho

estirpe de campanas y heroísmo.

Dirección EDI Salta 2013: José de Guardia de Ponté
Todos los derechos reservados portaldesalta 2010/2016