Hoja Nº 7............................... julio de 2003

Mientras flamean las casas

Flamean los pájaros

atados a mis ojos

y yo flameo con ellos

sujeto por hilos

similares de cáñamo.

Mientras todo flamea, atado al dolor,

a su ventilador come carne,

la plaza, el ministerio, los puestos de revistas,

todo al punto del desgarramiento:

se abren las hendijas del cielo allá arriba

salvando la tierra de su tensión de muerte,

salvando la paz de su estallido...

Es en ese momento que se inventa

el cariño ausente de la madre,

el apurate muchacho, del padre,

el olor entero de la primera casa

y el sonido de las plantas en verano

con el perro que acesa

mostrándole en su lengua a la sombra

el rosa irreversible de la infancia.

CARLOS JESÚS MAITA

He soñado caballos...

He soñado caballos en la noche

tironeando del alma,

acechando en las sombras.

Voces que me despiertan,

preguntan, llaman.

He soñado caballos

y pájaros.

¡Cómo hablar del insomnio

de cada madrugada!...

Del silencio apretando

su cascarón amargo.

ALCIRA FIDALGO

Canción*

Para mi chiquitita

 quiero una copla

que se haga miel y azúcar

sobre la boca

que de tierna, en el aire

suelte palomas.

 

Alcirita, Alcirita

la casa toda

recorre tu alegría

de mariposa.

 

Miro pasar tus días

de breves horas

y el río de la vida

fluir en olas.

 

¡El río de la vida

       que a mí me ahoga!

Los diques ya vencidos,

las aguas, rojas.

 

Alcirita, Alcirita;

crece tu sombra.

Las nuestras, bajo el firme

tiempo, se encorvan.

 

Para la chiquitita

quise una copla

fue dulce; se hizo amarga

sobre mi boca.

ANDRÉS FIDALGO

(en Oficio de Aurora, Bs.As., 2002)

*Escrito circa 1954

Canción IV

Me vence el tiempo

y aún la puerta está con llave

y ya la luz persigue

como un animal

mi sangre.

MIGUEL ALEJANDRO CARRERAS

(de Redes de sombra, Salta, 1990)

De la impunidad

Hay un sollozo de fuego en esta reminiscencia

/de océano y de barcos.

Contarnos que es otoño y el café está en la mesa

/dejó de ser parte de los días.

La mirada es ahora un fragmentario sol desgarrándonos

/las alas.

Musgo. Bestia.

Helada temprana en los huesos, en los corazones

/agrietados.

Resuello de un vientre enrojecido de llanto y silencio.

Cóncava penumbra rasgando la música. No luz. No aire.

Nos dibujan una historia

(Erase una vez...)

de huéspedes sin memoria

(en un lejano país...)

Mientras un dolor agreste

Sin nombre

(y vivieron felices...)

nos traspasa todos los días

todas las historias...

MARÍA BELÉN ALEMÁN

(de "Detrás de los silencios...”)

La deuda interna

en el barrio

yo era un chico que se peleaba con su viejo

hasta que un día

él me llevó a un baile de la jotapé

yo no entendía mucho

pero admiraba a aquellos muchachos

que se reían

y fumaban cigarrillos imparciales

ninguno de ellos pensaba que se venía lo peor

 

la memoria que tengo ahora

no es gratuita

me viene por mi familia

y el patrullero que se paraba todos los días

en la esquina de mi casa

mi viejo,

entonces,

estaba organizando

-con mucha imprudencia-

la federación de centros vecinales de palpalá

 

la vida era intensa para mí

cuando mi viejo

me llevaba en el manubrio de su desvencijada bicicleta

era una bici de mujer

pero la usábamos todos sin distinción de sexo

en el caño que baja hasta la rueda delantera

tenía un cartelito que decía:

“luche y vuelve”

 

(el general volverá en un avión negro,

decía una vecina

y me mandaba a ver si no estaba bajo mi cama)

 

ahora escribo

para aquellos que perdieron a sus hijos

y siento que

-de alguna manera-

pago parte de mi deuda

por aquellos día intensos

REYNALDO CASTRO

Hoja Primera

Hoja Nº 6

Hoja Nº 1

Hoja Nº 7

Hoja Nº 2

Hoja Nº 8

Hoja Nº 3

Hoja Nº 9

Hoja Nº 4

Hoja Nº 10

Hoja Nº 5


E-mail: merpoesia@yahoo.com.ar

WebMaster: josedeguardia@gmail.com