Año II - N° 15 - Salta, abril de 2004

Hoja Primera

Hoja Nº 1

Hoja Nº 2

Hoja Nº 3

Hoja Nº 4

Hoja Nº 5

Hoja Nº 6

Hoja Nº 7

Hoja Nº 8

Hoja Nº 9

Hoja Nº 10

Hoja Nº 11

Hoja Nº 12

Hoja Nº 13

 

Ilustración: “Sin mirar” de María Susana Gamarra

 

Alguna vez

Doneu-me un tros de fusta per cremar
o la prendé do’n puggi, com ahir,
com si no nh`hi hagués dàltra.
J.M. SERRAT

I
Alguna vez estuve
inventado la alfarería y el hilado,
en esta región
donde los ríos y las sirenas
desaguan inquietas, muy tarde en el mar.
Labrando rebelde con las uñas
esta tierra en cueros
fecunda
para consagrar sus semillas de flores insolentes
y día a día enterrando la basura.
Hace mil años
cuando las mariposas y la escarcha
pude
cortar y tejer largas hojas con instinto de ave,
tiñéndome la espalda al sol
al aire azul
desobediente.
Modelé huecos en la madera entre mates y nubes,
tallé costillas duras
para compartir frutos y raíces.
Al llegar la tarde
fermenté las bebidas más agradables al paladar
cuando desvelado pedías
lluvias y dioses
temiendo la desesperanza.

II
Alguna vez
anduve
con los pies anchos y descubiertos a la para de los perros
en defensa de la molienda
o de la esquila.
Cocí a fuego leña las verduras en la música
Mientras ordeñaba al dócil
o vigilaba al haraposo ángel.
Y en el cedazo
separaba las fusas del lino
en tinajas
espantando las moscas con un trapo tiznado
de bandera.
III
Y fui esa
Quien cargó con el padecimiento de las hembras
menstrué
gesté
parí
amamanté los hijos con el canto inexperto
e inexperta en la crianza
prolongué la vida.
Y fui esa
que guiñaba un ojo
a la propuesta de los sentidos
de las razones y las sinrazones.
Alguna vez, sé que antes de la industria
y playas de moda
y plateas crujientes de pieles y de joyas
fui hija
de aquella primer mujer semidesnuda
pionera, emancipada.
Sé que antes del avasallamiento del consumo
yo era libre e igual a ellos
en todos los planos y los tratos.

MIRIAM FUENTES

Plegaria cromática por mi abuela

En la puerta... un cartel
“SALIDA”... y una flecha
En la puerta blanca
vaivén y claraboyas
tiemblan los ojos gigantes sin pupilas.

La puerta blanca
en la pared blanca
las sábanas blancas
en la cama blanca.
Tengo un grito azulado
que no sabe hablar...
en la garganta una terapia roja
que me ahoga intensivamente...
Tengo un dolor negro
que no tiene dios ...
a quién odiar fluorescentemente
por este infierno blanco,
blanco y frío?

Quiero ser rampa fucsia
camilla verde
puerta naranja
un amarillo cartel
y señalar la salida.
Digo amén y me arrodillo
frente a esa puerta blanca
los asientos blancos
a la gente blanca
le compro bulas al cirujano
le rezo un Credo al bisturí
y un Salve para que se salve
la margarita que riego con mis ojos
y pésame, pésame...
sus pétalos escarchados deshojándose
sobre la almohada blanca,
blanca y fría.

SANDRA ACOSTA

 

I

En la noche sin luna
observo
frágil
la Vía Láctea

Junto a la fogata
galopa el viento
tiritamos
y crece el mar
por seducción de la luna

II

Largo camino
del mediodía
con el sol calcinando
y el silencio
Ya no nos persiguen
ni los tábanos

ROSANA LATTARI

Piquete

Hoy el camino está cortado
y una larga caravana
grita la escasez de la mesa y el abrigo.

El niño al frente,
sangrando sus horas perdidas
el abrazo que no será
en el día del padre.

El Diablo
Está
entre nosotros.

EDUARDO ATILIO ROMANO


Vivo en un terreno fiscal...

Vivo en un terreno fiscal
que huele a muchas promesas.
no puedo engancharme al cable
del primer mundo
apenas tengo un centavo
y me alcanza para comprar
al contado
la mujer que es mi sueño.

Cuando suenan los disparos
alguien maldice su suerte
y yo quiero ser el mismo
que desfloró la tierra
para plantar aquel álamo.


JESÚS FERREYRA
(de El pan del consuelo, Salta, 2003)



Responsable de resQUICIOS: Mercedes Saravia - Colaboración: Teresa Leonardi y Ana de Anquín

E-mail: merpoesia@yahoo.com.ar

Esta página es posible gracias a la:

WebMaster: josedeguardia@gmail.com