Hoja Nº 11............................ noviembre de 2003

Vejez

Arrancar aromas
Ofrendarte sus cadáveres
Hasta abrir surcos en tu noche
 
Suave
Ternura dibujada
En la quebrada voz
El sueño.
 
Escucha los oscuros nombres

Que he robado  a mi ausencia

Como tibios regazos de sexo

Fuera de mí.

 

Ya apagados de tiempo,

Sin color

El espanto de verlos

Marchitarse

 

Pisotear rojo fuego

Esconderlos

     (y yo con ellos)

escombros

mis desiertos 

y el viento.

HORACIO LIGOULE

Ilustración: Guillermo Fabián

Al cabo

Un dolor sin dolor llegó en la noche,

Este intenso dolor de la fatiga

Que sin rayos de luz se desperdiga

Por mi frente cubierta de reproche.

 

Un sabor de sabor golpeó mi puerta,

Este intenso sabor de tus latidos

Que en un broche de záfiro y gemidos

Pretendió disponerme siempre alerta.

 

Un dolor sin dolor dejó su huella.

Un dolor resurrecto de sentido...

Un dolor de dolor...¡abiertamente!

 

Ven a mí por la hendija de mi incuria,

Por la raja del vidrio en la ventana,

Tú, sabor sin dolor que al cabo llegas...

                              VIOLETA HERRERO

Paisaje de patio

Aún mis ojos miran.

 

Y la mirada cae

deslizada

hacia lejanas cosas

pronunciando su pancita redonda sobre el patio

como una cuerda de tendedero

 

Tal es mi desgarro de ver

pienso

el mundo

 

Y todavía

nadie que hoy quiera

colgar sus trapitos al sol

               GUILLERMO DÍAZ ANDRIEU

Peces

(El delito de la fe)

 

Traga el anzuelo para ver

la luz del sol.

 

Sube el abismo

al mirar la superficie.

 

                         ROBERTO AGUIRRE MOLINA

Evolución

Siento que morirás un día

como si nunca hubieras existido

y tendrá tu voz el amparo del sueño

y una breve agonía.

No es, ya sé, que la tristeza exista

sino que alguien la inventa

en cada despedida.

Por eso

me despido de ti cantando claras

desdichas y ternuras,

haciendo trizas el amor del aire,

y deshojando al tiempo,

eterna margarita.

Me despido de ti

como de mí misma;

dejándote atrás abro la próxima puerta

y entro al espacio pleno de promesas

de lo no creado todavía.

                                              MARÍA INÉS DÁVALOS

Las vueltas de la vida
A la madre
le sacaron un hijo del regazo, de la casa,
                                     de muchas calles.
Y da vueltas y vueltas
                                  a la plaza.
Ruega que le dejen su país.
A la madre le sacaron la madre;
no sea que descubran su desgarro.
Y da vueltas y vueltas
a la plaza.
Palomas se posan,
se animan entre hombres de gorra azul,
de traje azul,
                        violan la quietud.
Alguien que no logra encapuchar su conciencia
da vueltas y vueltas en la cama
a la noche;
el mundo que también da vueltas lo consuela.
Inician las palomas su giro,
los autos alrededor de la plaza.
Yo miro el monolito: “25 de mayo de 1810”.
La madre sigue dando vueltas.
En su vientre hay un hijo que vive.
De golpe me doy cuenta que yo doy muchas vueltas,
para decir las cosas;
no sea que otra madre con la misma pena se
                agregue un jueves
a la plaza.
Y cae una lágrima.
Resucitará la mejilla de los que están
quietos,

               con las manos en la pared.

JESÚS RAMÓN VERA (Bs.As. enero, 1983)

Insurrección

Nos ataron

desde allá

con limpios hilos,

asperjando

desde el aire

cloroformos.

 

Pasó el tiempo

y nos fuimos rebelando.

 

En el punto

donde un hilo se cortaba

se nos formó la mano

 

de golpe.

 

Y respiramos.

ALICIA PODERTI

                        (de Ilaciones, Salta, 1993)

Hoja Primera

Hoja Nº 6

Hoja Nº 1

Hoja Nº 7

Hoja Nº 2

Hoja Nº 8

Hoja Nº 3

Hoja Nº 9

Hoja Nº 4

Hoja Nº 10

Hoja Nº 5

Hoja Nº 11

Hoja Nº 12




E-mail: merpoesia@yahoo.com.ar

WebMaster: josedeguardia@gmail.com