Haciendo un clic ingresa al Portal mas importante de la Provincia de Salta

Historia de Salta

Invasión del General José de La Serna - 1817

Luego de la victoria de los realistas en Sipe Sipe sobre Rondeau (29 Nov 1815) Joaquín de la Pezuela fue designado virrey interino del Perú. Se lo reservaba para titular del Virreynato del Río de la Plata en cuanto se reconquistara Buenos Aires, lo que España consideraba inminente y para lo cual enviaba un poderoso Ejército al mando de José de La Serna.

La Serna desembarcó en Arica el 7 de setiembre de 1816, cinco días después decía al Virrey Joaquín de la Pezuela: “Creo podría lisonjearme al asegurar a V.E formaría un cuerpo de Ejército capaz de entrar con él a Buenos Aires para el mes de mayo del próximo año, siempre que circunstancias políticas y topográficas lo permitan”.

La Serna concentró todas las fuerzas del Alto Perú en Suipacha para iniciar la invasión de las Provincias Unidas.

Durante 1816 las huestes patriotas perdieron varios jefes en manos de los realistas. Juan José Fernández Campero (conocido como el Marqués de Yavi) fue tomado prisionero y enviado a España para ser juzgado pero murió en Jamaica; Vicente Camargo; Manuel Ascencio Padilla e Ignacio Warnes fueron ejecutados en el Alto Perú, siendo los dos primeros descuartizados.

Infantería Española 1817

Estos triunfos fortalecieron la moral del mariscal José de La Serna que comandaba un ejército profesional integrado por aproximadamente 6.000 hombres muchos de los cuales pertenecían a Regimientos famosos como el Gerona, el de Extremadura, etc. Los veteranos habían combatido exitosamente en Europa contra las tropas Napoleónicas y en América del Sur contra las tropas Bolivarianas, obligando a su jefe a recluirse en una isla. Pero su prestigio fue mancillado en nuestra Patria.

La Serna ingresó a territorio jujeño en enero de 1817. Sostuvo varios enfrentamientos con los patriotas pese a lo cual logró ocupar la Ciudad y continuar su avance hacia el Sur. La invasión fue cruenta, sus sucesos fueron registrados por la Gazeta de Buenos Aires que publicaba los partes enviados por Belgrano, Jefe del Ejército del Alto Perú, desde Tucumán. El medio informaba el 22 de febrero de 1817:

...”ese Ejército que amenaza a Salta y a Tucumán, con un poder que no han podido presentar hasta ahora igual nuestros enemigos”...

En su avance porfiado, diariamente el enemigo era derrotado. Perdía integrantes, fusiles, tercerolas, pistolas, sables, municiones, cañones, víveres, equipajes, ovejas, vacas, caballos, mulas, monturas, etc, pero seguía avanzando. Su Ejército estaba muy bien pagado por la corona, tenía por misión restaurar el Virreynato del Río de la Plata, para lo cual debía derrotar a las tropas al mando de Güemes y Belgrano; anular el plan libertador del Gral. San Martín; articular su accionar con los realistas de Chile y Montevideo y reconquistar Buenos Aires. Se había invertido una millonaria cifra en su equipamiento por lo tanto estaba obligado a realizar una buena campaña.

Las tropas al mando de Güemes, en inferioridad material pero con superioridad moral y táctica, a menudo enfrentaban a los invasores con palos, como ocurrió en Humahuaca el 1ero. de Marzo de 1817. Ese día los gauchos comandados por Manuel Eduardo Arias tomaron la bandera del Regimiento al mando de Picoaga. La Gazeta, informaba el 22 de marzo:

“El entusiasmo de los gauchos de Salta, es superior a todos los elementos que emplea el arte de la guerra para conseguir victorias. Sería de desear que 300 veteranos españoles hubieran emprendido una acción tan gloriosa como la que han ejecutado 150 gauchos, en la mayor parte inermes. Y una Nación que cuenta con tales defensores, podrá ser subyugada?”

A fines de marzo José Francisco de Gorriti batía con sus Lanceros al Escuadrón de la Escolta del Gral. La Serna. La superioridad numérica y los medios con que contaban permitió a los realistas el milagro de avanzar pese a los infortunios que padecían y ocuparon Salta el 15 de abril de 1817. El permanente acoso y las emboscadas de que fueron objeto, los obligó a retirarse –carentes de víveres y movilidad- veinte días después. El Gral. José de San Martín había cruzado exitosamente la cordillera y se encontraba en Chile.


El 5 de Mayo Martín Güemes informaba a Manuel Belgrano:

"Hostigados al cabo, los tiranos, de la terrible guerra que han sufrido, por las tropas de la Provincia que tengo el honor de mandar, han abandonado, al rayar el día, esta Plaza; dejándola tan en esqueleto, que por todas partes no presenta sino pruebas de la ferocidad española".

El 9 de mayo Güemes informaba a Belgrano:

"Si con fecha 5 del corriente dije a V.E que el enemigo desocupó esta plaza, emprendiendo al silencio de la noche tan precipitada retirada, que más fue fuga vergonzosa, lo repito hoy, asegurando a V.E, con la verdad que me es característica, que, desde el momento que rompieron sus marchas hasta esta hora; no ha cesado el fuego hostil de las distintas partidas que los observaban a los alrededores de este pueblo y que los persiguieron hasta el de Jujuy donde entraron antes de ayer, en medio de la mayor confusión y espanto".

En Jujuy los invasores fueron constantemente hostilizados lo que los obligó a abandonar la Ciudad el 21 de Mayo. Belgrano lo informaba al Director Supremo 9 días después:

"El 21 del corriente mayo, desesperado de su impotencia y de la nulidad de sus esfuerzos, abandonó la Ciudad de Jujuy; seguido, abatido, humillado; después que, a costa de sacrificios inmensos, consiguió introducirse en aquella Provincia".

Camino al Alto Perú los realistas fueron continuamente atacados hasta que los heroicos defensores de la Patria quedaron sin cabalgaduras. Una muestra del estado en el que las abatidas tropas retrocedían la da Belgrano en su informe a Juan Martín de Pueyrredón:

"El 21 de mayo, habiendo evacuado dicha Plaza todo el Ejército, tomó en el acto posesión de ella por la Patria el Comandante don José Francisco de Gorriti, con un orden que sería digno de admirarse en tropas las más disciplinadas, acreditándo con esta conducta, que esos valientes solo pelean por la libertad del país; hasta el 26, no había avanzado el enemigo más de tres leguas y media, rodeado por todas partes de los héroes que defienden el terreno y viéndose obligados a quemar tiendas de campaña, municiones, fusiles y otros muchos útiles de guerra por no tener en qué cargarlos, pues aquellos le quitan, sin poderlo evitar, sus bestias, sus equipajes; y cuanto lleva, perdiendo además, muchos hombres".

PREMIO A LA CONSTANCIA Y PENOSAS FATIGAS DE LA GUERRA.

La retirada de La Serna tuvo gran repercusión. El 28 de mayo de 1817 el Gobierno Central dispuso:

"Teniendo este Gobierno, especial consideración a los distinguidos servicios del Gobernador Intendente y Comandante General de la Provincia, Coronel Mayor don Martín Güemes, a su constancia en las penosas fatigas de la guerra y a las acertadas disposiciones militares a que son debidas las ventajas últimamente adquiridas por las armas de su mando en el interior sobre el enemigo, he venido, por acuerdo de este día y en honor del relevante mérito de dicho jefe, en conceder, como concedo; a favor de su primogénito sin distinción de sexo; la pensión vitalicia de 400 pesos anuales, sobre las cajas de esta Capital, desde la fecha del presente decreto".

El 28 de noviembre de 1817 decretó:

"Sin embargo de las demás gracias y condecoraciones con que esta Superioridad piensa perpetuar la memoria de los valientes defensores de la libertad en la Provincia de Salta, cuyos distinguidos servicios merecen la gratitud de sus conciudadanos; ha tenido a bien, a prueba del aprecio y consideraciones debidas a tan heroicos esfuerzos; conceder, como concedo, al jefe principal, comandante, oficialidad de tropa de la citada provincia, una medalla de premio en la forma siguiente:

El primero la usará de oro, figurando una estrella de seis brazos con esta inscripción en la circunferencia, de donde nacen aquellos: AL MERITO EN SALTA; en su centro Año 1817; los segundos la llevarán con los brazos de oro y el centro de plata pendiente de una cinta celeste en el pecho; y los últimos un escudo de paño blanco sobre el brazo izquierdo, con la misma inscripción en letras celestes, exceptuando los sargentos y cabos, que la deberán traer de hilo de oro los primeros y de plata los segundos".

La estrella tenía seis brazos destinada a los seis héroes defensores de la Ciudad de Salta: el entonces Coronel Mayor Güemes - ascendido por esa acción a General - los Comandantes Luis Burela y Pedro Zabala, los Sargentos Mayores Apolinario Saravia y Juan Antonio Rojas y el Capitán Mariano Morales.

Recién el 10 de noviembre de 1818 Belgrano pudo informar la cantidad de medallas y escudos necesarios: una medalla para Güemes, 17 para coroneles y tenientes coroneles, 267 para oficiales, 6325 escudos para la tropa. Era la cantidad de salto jujeños al mando de Güemes que había rechazado al Ejército real del Alto Perú, al mando del mariscal de campo José de la Serna.

Lo dispuesto por el Director Supremo no se materializó. A fines de octubre de 1819 el gobierno central informaba a Güemes que sucesivamente le serían enviadas las condecoraciones, a medida que se las confeccionara, lo que nunca ocurrió.

El Dr. Colmenares expresa: "El triunfo por la libertad e independencia de las Provincias Argentinas fue para los gobernantes de la época uno de los más importantes y brillantes. Sin embargo, cuando la República comenzó a conmemorar las victorias obtenidas sólo se acordó de las que duraron unas horas, como las batallas de San Martín en Chacabuco y las de Belgrano en Tucumán y Salta, olvidándose de las que duraron meses, como la victoria sobre el mariscal de La Serna, el más importante de los triunfos patriotas en territorio argentino".

La invasión de José de la Serna a las Provincias Unidas, llamada "la grande" fue la quinta de las once invasiones que padeció el suelo Patrio entre 1810 y 1822. Duró cinco interminables meses durante los cuales las tropas Güemesianas desbarataron su Ejército. Humillado, el general retornó al punto de partida el mismo mes que había planeado ocupar Buenos Aires.

Este general (designado posteriormente Virrey del Perú, hasta 1825, cuando finalizó la dominación española en América) sin llegar a sostener ninguna batalla clásica, perdió 4000 hombres, 2500 animales entre caballos y mulas, toda la munición de artillería e infantería, buena parte del parque y los bagajes. Los tres millones de pesos fuertes invertidos se evaporaron en valles y quebradas salto jujeñas.

En su vano intento se había cumplido la prevención de Olañeta: "Es un error aplicar en los despoblados de América el sistema de movimientos rápidos, practicado con tanto fruto por los guerreros de Europa".

O lo que con su humor rotundo afirmaba San Martín: "un mariscal de Francia no sirve en América ni para sargento".

Prof. María Cristina Fernández
Académica Correspondiente Instituto
Güemesiano de Salta

 

Cultura

Historia

Turismo

Economía

Geografía

Antropología