El Hornero

Frente a la entrada de su choza el indio transformaba el barro en hermosas vasijas y

pulidos platos. No en vano era el mejor alfarero de su pueblo.

Su alegría era grande, al día siguiente debía casarse con la joven más hermosa de la tribu, también alfarera. Pero esa noche el hechicero presagió grandes desgracias derivadas de aquel matrimonio. Bajo tal influencia el cacique prohibió su realización. Los enamorados convinieron fugarse a la selva donde establecerían su hogar.

A la noche siguiente huyeron, pero los indios los persiguieron lanzando sus flechas cuyas agudas puntas envenenadas mataron a los jóvenes enamorados.

  Cuenta la vieja leyenda que la pareja no desapareció de la tierra de sus mayores; ambos se transformaron en esas hermosas y simpáticas avecillas que empleando su habilidad para modelar hacen, cantando, su nido de barro. Y así nació el hornero, pájaro laborioso de los campos argentinos.

 

No se quiere lo que no se conoce - no se defiende lo que no se quiere...
Todos los derechos reservados portaldesalta 2010/2016