Volver Mapa del Sitio
Emma Solá de Solá

utora de los versos del Himno al Señor del Milagro, “El agua que canta”, “El sendero y la estrella”, “Esta eterna inquietud”  (poemas), “La madre del viento” (leyendas y paisajes de la montaña), “Miel de la tierra” , Allpamiski (versos en lenguaje regional), “El alma de la noche” (prosa), “Antología del Milagro” (selección y notas bio-bibliográficas), los títulos “Hacia e Norte Argentino” y ”Chango y Mancha”, son los títulos de sus libros publicados. Escribió además un considerable número de crónicas de viajes y de diversos temas de actualidad difundidas a través de diarios, periódicos y revistas.


Falleció el 2 de julio de 1984.

Himno al Señor del Milagro

(Coro)
¡Señor del Milagro,
Cristo Redentor,
del pueblo de Salta
no apartes tu amor!


I

Tras largo camino
que amparó el milagro
por mares y montes
llegaste a este suelo,
por tu amor buscando
el amor de un pueblo

II

Más, torpes las almas
no correspondieron
la dulce demanda,
y en olvido ingrato
dejaron tu imagen
por un siglo entero.

III

El duro reclamo
llegó justiciero:
sacudir conciencias
sacudiendo el suelo;
y hubo terremotos,
y aflicción, y duelo...

IV

Y al fin conprendiendo
tu llamado extremo
a tus pies llevaron
su arrepentimiento;
llanto y penitencia,
contrición y ruegos.

V

Fue entonces que quiso
la Virgen María,
que de pecadores
es Madre y consuelo,
de Dios ante el trono
presentar su ruego.

VI

Y ante el valimiento
de la intercesora,
tu misericordia
se mostró al momento:
suspendió el castigo
y aplacó el siniestro.

VII

Abierta las almas
claridad de cielo,
van pasando siglos,
y crece con ellos
la fe con que amante
te adora este pueblo.

VIII

Que es segura dicha
de su amor el premio
porque desde entonces
por siempre sabemos
¡de que somos tuyos,
de que Tú eres nuestro!

Letra: Emma Solá de Solá

La mano de Dios

 ¿Qué es esta extraña fortaleza nueva,

que la gavilla de mis carnes hiende

y hasta las fibras de mi ser renueva?

-Es la mano de Dios que se me tiende.

 

¿Qué es esta blanca claridá en la senda

donde antes sombras y temor veía,

y que hoy hace que todo ame y comprenda?

-Es la mano de Dios que así me guía.

 

¿Qué es esta plenitud que en onda pura

rebosa en mi alma y su vigor alienta

con el dulce poder de la ternura?

-Es la mano de Dios que me sustenta.

 

¿Qué es este ver con desprendido modo

todas las cosas, ya que ni me espanta

injuria o desamor del mundo todo?

-Es la mano de Dios que me levanta. 

 

 

Dirección EDI Salta 2013: José de Guardia de Ponté
Todos los derechos reservados portaldesalta 2010/2016