Volver Mapa del Sitio
ANGASTACO

Por Ing. Adolfo Miralpeix

 

Ubicación: Valle Calchaquí (en Salta) Pertenece al Departamento de San Carlos

Extensión: 2.532 Km2

Habitantes: 2.531: varones: 1277 – mujeres: 1254Censo 2001

Ruta de acceso: Nacional Nº 40 - enripiada

Altura: 1.990 m.s.n.m.

Localidades: El Carmen, Santa Rosa, San Martín, La Cabaña y Angostura.

Clima: Seco y árido - Días soleados en general

Distancia desde Salta por Cafayate: 261 km.

Desde Salta por Cachi. 245 km

Desde Cafayate: 70 km.

Economía de la zona: vid, vino; cereales, frutales. Especias: pimentón, anís y comino.

Fiesta Patronal: Diciembre 8 – Virgen del Valle

Nueva Iglesia de Angastaco

Este bello templo de estilo arquitectónico colonial fue construido por la Municiplaidad de Angastaco entre los años 1976-1979. El artífice de esta bella construcción fue el arquitecto Guillermo Lee, bajo cuya dirección se lavantó la obra que fuera inaugurada el 8 de diciembre de 1979 por Monseñor Diego Gutierrez Pedraza, Obispo de la Prelatura de Cafayate.

Siempre los valles guardan una sorpresa. A veces son las caprichosas formas que tienen las montañas, y otra sus colores. Y Angastaco guarda para si el capricho de las formas y los tonos, salvo el de cielo que es único, propio, intransferible.

Angastaco está situado en plena serranía, en un valle, surcado por el río del mismo nombre, que cruza junto al pueblo después de nacer en Pucará, echando sus aguas más adelante en el Río Calchaquí. Llama la atención de este lugar, el contraste entre el verde intenso de los cultivos y el suelo arenoso de los valles. Desde mediados del Siglo XVIII las parcialidades indígenas asentadas en la localidad de Angastaco dependían de la Misión Franciscana del Rosario de Calchaquí, ubicada en el paraje de San Isidro, cercana a Cafayate.

Quien haya visitado alguna vez Angastaco queda flechado con sus encantos y con el deseo de volver a contemplar sus maravillas. Ya en las proximidades del pueblo, yendo por Cafayate, encontramos ese paisaje lunar cincelado pacientemente por la Naturaleza, sobre todo en los Pasos del "Ventisquero" y de la "Flecha". Se puede pasar cien veces por el lugar y se encontrarán nuevas, casi infinitas combinaciones de formas y colores.

El pueblo mismo cuenta con una hermosa Hostería, con un Centro Cívico con un pequeño Museo arqueológico, con la Iglesia que se proyecta en una esquina de plaza, con sus artesanías, con sus vinos regionales y "pateros", con su mistela de incomparable.

Todo ello hace que Angastaco no sea un lugar para turistas apresurados que se conforman con echar un vistazo para seguir su viaje en busca de nuevos escenarios. En Angastaco hay que quedarse unos días para disfrutar de sus cosas buenas de su buena gente.

El Yacaré

¿Sabía usted que en Angastaco vive un yacaré? En la finca El Carmen situada a unos 7 Km. de Angastaco (camino a Molinos), existe una represa cerca de la sala o residencia principal, de forma circular y de mas o menos una Ha.; con una pequeña isla en el centro. Pues bien, esta es la residencia de "Coco", como llaman los dueños al yacaré. Fue llevado muy pequeño en una caja de zapatos y colocado en la represa. Allí creció y cuando vaciaron la represa para drenarla, se fue a vivir tres o cuatro años a otra represa para retornar finalmente a su antigua sede.

Es un espectáculo observar con un larga vista a "Coco" tomando sol inmóvil y con la boca abierta. ¿De que vive "Coco"? . Nadie tiene una respuesta precisa. Se supone que se alimenta con las mojarras que abundan en la represa. Pero esta es una cuestión para derivarla a los especialistas. Ya tenemos suficientes interrogantes sobre como un animal de clima tropical puede sobrevivir en los Valles Calchaquíes.

Los Colorados

Es un lugar situado a pocos kilómetros de Angastaco, hacia el oeste. Es algo que realmente vale la pena conocer, aunque el camino de acceso no corresponde al valor turístico del lugar.

Es imposible describir en detalle su topografía. Se requiere fotografiarlos o filmarlo. Es un enorme anfiteatro natural rodeado de montañas multicolores en las que predomina un rojo intenso. Pero no están lejos sino al alcance de la mano.

Los encantos de los Colorados no se limitan a la geografía, a lo paisajístico. En el centro de ese anfiteatro la religiosidad y el arte se han conjugado para brindarnos "El Cristo de la Humildad y de la Paciencia" hecho por un artista salteño. Es una replica criolla de un Cristo español. Es un Cristo sedente, de melena y barba renegridas y con una expresión que realmente impresiona. Su contemplación invita a ser más humanos y piadosos. Pero falta un elemento para completar el espectáculo único e irrepetible que ofrece el anfiteatro de "Los Colorados". Aparecieron dos cóndores (tal vez una pareja) que iniciaron un prodigiosos ballet en el escenario de los cerros multicolores.

Desaparecían detrás de un cerro y reaparecían por lugares insospechados en una danza interminable. Todo ellos sin batir las alas, usando tan solo las variaciones de las corrientes ascendentes y descendentes, con una maestría de expertos aeronautas. A veces se posaban en las altas cumbres pero después reanudaban su ballet en el rojizo escenario. ¡Algo que no se podrá olvidar!

Hacia el 1.800 se erige la Capilla del Carmen, en una finca , que en la actualidad pertenece a la familia Miralpeix. Luego se construye una iglesia a unos 5 km. en donde se fue desarrollando el pueblo actual debido a la creciente industria vitivinícola de la época. Allí se instaló una florenciente bodega , hacia mediados del 1.900. El pueblo tiene una trazado muy irregular debido a los médanos y fuertes quiebres topográficos.

Vieja Iglesia de Angastaco

Este templo que data de 1945 fue construido por el vecindario del lugar con materiales de la zona: adobes, techo de caña y piso de ladrillo, en el predio de la Familia Cruz. Está emplazado en el "VIEJO PUEBLO" de casa de adobe, con calles que no son ya de piedra sino polvo y que se fue quedando atrás, como parte de la historia de Angastaco.

Las casas de adobe con galerías externas, de techos de torta y frentes blanqueados, se suceden a lo largo de 2 o 3 km, bajo un cielo limpio azul, cerros y planicies desnudos y áridos, junto al verde brillante de los predios intensamente cultivados. Su riqueza es el cultivo de la vid, que fuera traída por los jesuitas desde Chile, quienes aproveharon las antiguas formas de riego utilizadas por los nativos.

Este pueblo "de la aguada del alto", según su traducción en lengua kakana, rememora las crónicas de las resistencias de los indígenas especialemente de Juan Calchaqui, y luego del falso inca "Pedro Bohorquez", cuyo lugar de residencia fuera el actual yacimiento arqueológico de Pucará de Angastaco.

Así también la trágica historia del Fuerte de Tacuil, muy similar a la de Masada, donde luego de resistir hasta las últimas consecuencias, sus pobladores indígenas, antes de someterse a servir al invasor , se arrojaban al vacío de aquellas montañas, ante la mirada impávida del español.

¿Qué se puede hacer?

Cabalgatas y caminatas por la zona.

Visitar el Fuerte de Tacuil con un vaqueano de la zona.

Para Viernes Santo: Via Crucis viviente

Fiesta Patronal: 8 de diciembre en Honor a la Virgen del Valle.

Combustible: Aunque por alguna misteriosa razón no aparece en los mapas, hay una estación de servicio en Angastaco.

 

Información Hotelera:

Hotel

 Dirección

Reservas

Hostería de Angastaco

Ruta Nacional nº 40 

+54 3868 491123

Los Cardones

Juan San Martín s/n

03868-491123- 15639751

 

ANGASTACO Y SU VINO TORRONTES

Dentro de la llamada “RUTA DEL VINO” en el circuito turístico del “Valle Calchaquí Salteño” está A N G A S T A C O, pueblo fantástico y lunar, sinónimo de buen vino, al que se llega tomado por la mano del asombro, por un camino circundado por cuchillas apretujadas, ora blanquecinas, ora grisáceas, soberbias e imperturbables, aún ante esa desnuda y augusta soledad. Y de pronto, sin nada que lo hiciera presumir, el camino sorprendente: el verdor colorido, variado y vibrante, con un cierto fondo simulando limitar el infinito, algo distante, formado por una alameda femeninamente erguida, delgada, cimbreante, apuntando al cielo siempre límpido, ya iluminado por el sol, ya tachonado por estrellas prometedoras de un próxima día transparente y bajo él, las viñas, proyectando primero y ofrendando después el fruto bendito que, generosa y casi mágicamente tras el amor y el esfuerzo del hombre en tácita y necesaria complicidad del tiempo se transforma y licúa con el ansiado, perfumado y exquisito vino. Se comprende, entonces, aquellos versos augurales del inolvidable poeta salteño MAUEL J. CASTILLA, quien enamorado sin duda de esta tierra y del misterio de sus vinos en la entrada de este pueblo, casi como una profecía:

Caminante que llegas a este pueblo arenoso,
Permite que Angastaco te ofrezca su fortuna,
Su amistad y su vino que beberás dichoso,
Mientras pisas el blanco corazón de la luna.

Es así Angastaco, una especie de tierra prometida, a la que se llega atraído por su encanto que ejerce el prestigio de la belleza de sus paisajes, la bondad del clima y la paz que se desprende de su suelo, de su luz y de su gente.

Es este un lugar privilegiado para el visitante que llega en busca de un íntimo contacto con lo más estremecedor de la naturaleza y también –por qué negarlo- del renombrado vino ”TORRONTES” que sus pobladores “angastaqueños” elaboran con carácter artesanal hace muchos años.

En estas fértiles tierras formadas con material de acarreo, regadas por el agua dulce del “Río Angastaco”, a 1920 metros sobre el nivel del mar y a 250 kilómetros de la ciudad de Salta, la “Familia Miralpeix” radicada en la zona desde 1916, cultiva con todo esmero estas excelentes cepas conducidas en “parral”, para elaborar con su uva y en su bodega, una de las de mayor arraigo en la región, cuya construcción data de fines del Sigo XVIII, los excelentes vinos finos Torrontés “SALTA DE LERMA”, “MIRALPEIX”, “ANGASTACO” y “CASTAÑARES”, marcas registradas con las que se comercializa el producto en el mercado consumidor. Aquí se elaboran, además de los mencionados vinos finos “MIRALEPEIX” (Blanco Torrontés y Tinto Cabernet), los incomparables “VINOS REGIONALES” que a lo largo de su historia, han significado para los salteños uno de los vinos tradicionales más prestigiados, tanto por su calidad como por el tono artesanal de su elaboración. El concepto “REGIONAL” que no debe interpretarse como localismo, está basado en que el vino lleva en sí las características intrínsecas de la zona donde se cultiva la vid.

Para obtener la calidad que hoy se ha alcanzado, hubo que reemplazar las primitivas “cepas criollas” que los jesuítas introdujeron desde Chile, por variedades nuevas de origen francés y español, predominando hoy la variedad “Torrontés Riojano”, característica cepa de origen español (Rioja), con la que se elabora el exquisito vino blanco fino Torrontés

Pero todo esto ha demandado muchos años de sacrificios y privaciones a una gran cantidad de hombres y mujeres, de distintas nacionalidades, especialmente españoles que trabajaron juntos y sin bajar los brazos frente a la adversidad tantas veces reiterada, labor continuada hoy por los descendientes de aquellos pioneros que, con el mismo entusiasmo de sus mayores, bregan por el permanente perfeccionamiento de sus cultivos y la calidad de su vinos.

Su producción, si bien es pequeña, ha ido ganando justo prestigio en el concierto nacional e internacional, porque se trata de un producto armónico con características particulares con un agradable perfume y especial “bouquet”, que los distingue del de “Valle Abajo” (Cafayate y Animaná).


“FINCA ANGASTACO” llamada hoy “FINCA MONTSERRAT”

“Angastaco” fue feudo de los Vélez Alcócer, según las herencias paternas y constancias de encomiendas.

De los documentos compilados se ha alcanzado a establecer que originalmente el propietario de la “FINCA ANGASTACO” fue el señor Amadeo Vélez Alcócer, primero por permuta celebrada con la Diócesis de Salta, según escritura registrada con fecha 21 de agosto de 1888; segundo por herencia en parte como heredero de doña Luciana S. de Vélez, según hijuela registrada con fecha 23 de noviembre de 1888 y tercero y último, por compra que hizo a las señoras Urbana, Eduviges, Delicia y Elmira Vélez, según título registrado con fecha 27 de noviembre de 1888.

Más tarde esta finca fue hipotecada por don Amadeo Vélez Alcócer y Sucesores, cuando estaba administrada por don Belisario López, casado con una hija de don Amadeo Vélez Alcócer y llevada a remate público por el Banco Hipotecario Nacional el 27 de setiembre de 1916, siendo su adquirente el presbítero don José Terrés Prado, propietario a quien en definitiva compran los Miralpeix en el año 1927. De ahí en más y hasta nuestros días, son los Miralpeix, hijos, nietos y bisnietos los encargados de continuar la labor de sus ancestros.

A partir de esa fecha –año 1927- y siendo ya propietarios de la “FINCA ANGASTACO” por la compra que le hicieron al señor Terrés Prado, de la tierra en la que habían trabajado como empleados del mismo durante once años, los miembros de la Familia Miralpeix deciden de común acuerdo, cambiarle el nombre por el de “FINCA MONTSERRAT” que actualmente ostenta en alusión a la similitud de las montañas que tiene al frente –por el este- con las de la cadena montañosa de “Montserrat” en España, la tierra natal de los Miralpeix.

“BODEGA MIRALPEIX”

Esta BODEGA registrada con el número S-73133 ante el INV –Instituto Nacional de Vitivinicultura- pertenece a la Firma “MIRALPEIX & Cía. S.R.L.” y está ubicada en la localidad de ANGASTACO, en el Departamento San Carlos (Pcia. De Salta), caracterizándose la misma por ser una de las primeras bodegas familiares del Siglo XVIII en las que se mezclan la tecnología y la tradición.

Es una de las más antiguas del Valle Calchaquí, cuyos orígenes se remontan al año 1870 en que fuera construida por los españoles (catalanes) JUAN COLL (arquitecto) y DOMINGO VILLADRID (constructor). Es de buen material, cal y ladrillo. Con el correr de los años ha sufrido algunas modificaciones ya obsoleta y su reemplazo por piletas de mampostería y tanques metálicos para el establecimiento del vino. Pero esto no ha afectado en absoluto la estructura y arquitectura fundacional de la misma ya que sigue manteniendo las mismas características de finales del Siglo XVIII.

A pesar de estos cambios producidos en su interior con respecto a la vasija vinaria, podemos afirmar que aún hoy se conservan en muy buen estado y como mudos testigos de un época pasada que fue mucho más próspera para la vitivinicultura lugareña que la actual, unos grandes toneles de madera de algarrobo, confeccionados por toneleros locales ya desaparecidos luciendo orgullosos su porte, al lado de otros tantos importados de Alemania y Francia en el año 1872, de madera de roble. Algunos de estos toneles, cuyas capacidades oscilan entre los cinco y seis mil litros, tienen en su frente el siguiente sello grabado “M B Bodenheim – Cassel”.


POSIBLE Museo dE LA ACTIVIDAD VITIVINICOLA ZONAL

Esta Bodega verdadera joya de la arquitectura colonial, podría convertirse con el agregado de alguna construcción adicional que siga el mismo estilo, en un espléndido “museonor/ DE LA ACTIVIDAD VITIVINICOLA” de ANGASTACO y sus zonas aledañas, como serían las poblaciones de “SANTA ROSA”, “PAYOGASTILLA” , “SAN FELIPE”, “LA MERCED” y “SAN RAFAEL” en el Departamento de San Carlos; • LA ANGOSTURA”, “COLOME”, “AMAICHA”, “LURACATAO” y “BREALITOS” en el Departamento de Molinos y “SECLANTAS”, “SANTUARIO” y “CACHI” de este último Departamento.

Las visitas a esta “BODEGA museonor/”, tendrían dos vertientes definidas: aquellas a las que, con un rápido vistazo a sus instalaciones, los potenciales visitantes tendrían suficiente para recalar en “el bar” en busca de un vaso de vino torrontés blanco, incitante y transparente y las otras destinadas a quienes se detendrían en sus secciones, para leer los rótulos, apreciar las fotografías, observar las prensas, admirar las pinturas y sonreir con las aleluyas de la cava.

Se podrían apreciar piezas de colección y elementos que nos remontan a la historia de aquellos que lucharon en las condiciones más adversas y puesto que su sacrificio no puede ser ignorado, se presentarían aquí dos tipos de material que aunque distintos, no dejan de estar íntimamente relacionados: uno comprendería exclusivamente maquinaria agrícola e industrial con algunos elementos artesanales; el otro constaría de efectos personales e información relacionada con los antiguos dueños y vitivinicultores que tanto hicieron y aportaron al quehacer social y cultural de la región.

Entre la maquinaria que se expondría, podrían apreciarse motores a nafta, filtros de pasta, bombas para trasiegos, encorchadoras, moledoras, caldereta de vapor, sulfatadoras, prensa continua, prensa hidráulica, prensas de mano, etc.

Este Museo debería ser admirado y ayudado por su importancia y originalidad, convencidos siempre de que el tema de la viña y del vino, es plástica, artística, iconográfica e históricamente inacabable.

Ing. Adolfo Miralpeix – Angastaco – Dpto. San Carlos – Pcia. de Salta.


ANGASTACO AND THEIR VIINO TORRONTES 


                Inside the call ROUTE OF THE WINE in the tourist circuit of the Valle Calchaquí Salteño is ANGASTACO, fantastic and lunar town, synonym of good he/she came, to the one that you arrives taken by the hand of the astonishment, for a road surrounded by squeezed together kitchen knives, he/she prays whitish, he/she prays grizzly, superb and imperturbable, still in the face of that naked and august solitude. And suddenly, without anything that he/she made it show off, the surprising road: the colorful, varied and vibrant greenery, with a certain bottom feigning to limit the infinite, something distant, formed femininely by a boulevard erect, thin, swaying, always pointing to the sky limpid, already illuminated by the sun, already trimmed by promising stars of next transparent day and under him, the vineyards, projecting first and ofrendando later the blessed fruit that, generous and almost magically after the love and the man's effort in tacit and necessary complicity of the time transforms and it liquefies with the one desired, perfumed and exquisite he/she came. It is understood, then, those verses omen them of the unforgettable poet salteño MANUEL J. CASTILLA who fallen in love without a doubt of this earth and of the mystery of their wines in the entrance of this town, almost like a prophecy: 
 
                                                               Walker that you arrive at this sandy town, 
                                                               It allows that Angastaco offers you its fortune,  
                                                               Their friendship and their wine that you will drink blissful,  
                                                               While you step the white heart of the moon. 
 
                It is this way Angastaco, kind of an engaged earth, to the one that you arrives attracted by their charm that exercises the prestige of the beauty of their landscapes, the kindness of the climate and the peace that he/she comes off of their floor, of their light and of their people. 
 
                It is this a privileged place for the visitor that arrives in search of a close friend contact with the more estremecedor of the nature and also -for what to deny it - of the renowned one " TORRONTES " that its residents " angastaqueños " has elaborated for many years with handmade character came. 
 
                In these fertile lands formed with transporting material, watered by the sweet water of the Río Angastaco", to 1920 meters on the level of the sea and to 250 kilometers of the city of it Jumps, the Familia Miralpeix resided in the area from 1916, cultivates with all care these excellent stumps driven in " arbor ", to elaborate with its grape and in its cellar, one of those of adult roots in the region whose construction dates of ends of the I Continue XVIII, the excellent fine wines Torrontés DE LERMA JUMPS", " MIRALPEIX ", " ANGASTACO " and " CASTAÑARES ", you mark registered with those that the product is marketed in the market consumer. Here they are elaborated, besides the mentioned fine wines " MIRALEPEIX " (White Torrontés and I Tint Cabernet), the incomparable REGIONAL WINES that along their history, they have meant for the jumps us one of the most prestigious traditional wines, as much for their quality as for the handmade tone of their elaboration. The REGIONAL concept that should not be interpreted as localismo, is based in that the wine takes in yes the intrinsic characteristics of the area where the vine is cultivated. 
 
                To obtain the quality that today has been reached, it was necessary to replace the primitive Creole stumps that the jesuítas introduced from Chile, for new varieties of French and Spanish origin, prevailing today the variety Torrontés Riojano", characteristic stump of Spanish origin (Rioja), with the one that the exquisite one is elaborated fine target he/she came Torrontés 
 
                But all this has demanded many years of sacrifices and privations to a great quantity of men and women, of different nationalities, specially Spanish that worked together and without lowering the arms in front of the adversity so many reiterated times, work continuous today for the descendants of those pioneers that, with the same enthusiasm of their adults, they struggle for the permanent improvement of their cultivations and the quality of their wines. 
 
                Their production, although it is small, he/she has gone winning fair prestige in the national and international concert, because it is a harmonic product with characteristic peculiar with a pleasant perfume and special " bouquet " that it distinguishes them Below of that of Valley" (Cafayate and Animaná). 

 
 
"PROPERTY ANGASTACO called today FINCA MONTSERRAT" 

 
                " Angastaco " was feud of the Vélez Alcócer, according to the paternal inheritances and perseverances of you commend. 
 
                Of the compiled documents it has been reached to settle down that originally the proprietor of the FINCA ANGASTACO was Mr. Amadeo Vélez Alcócer, first for exchange taken place with the Diocese of it Jumps, according to writing registered with date 21 of August of 1888; second for inheritance partly as heir of Mrs. Luciana S. of Vélez, according to hijuela registered with date 23 of November of 1888 and third and last, for purchase that he/she made to the Urban ladies, Eduviges, Delight and Elmira Vélez, according to title registered with date 27 of November of 1888.        
 
                Later this property was mortgaged by Don Amadeo Vélez Alcócer and Successors, when it was administered by Don Belisario López, married with a daughter of Don Amadeo Vélez Alcócer and taken to public it finishes off for the National Hypothecary Bank the 27 of September of 1916, being its buyer the presbítero Don José Terrés Prado, proprietor to the one who in definitive the Miralpeix buys in the year 1927. Of there in more and until our days, they are the Miralpeix, children, grandsons and great-grandchildren those in charge of continuing the work of their ancestros.  
 
                Starting from that date -year 1927 - and being already proprietors of the FINCA ANGASTACO for the purchase that you/they made to Mr. Terrés Prado, of the earth in which had worked as employees of the same one during eleven years, the members of the Familia Miralpeix decides of common agreement, to change him the name for that of FINCA MONTSERRAT that at the moment shows in allusion to the similarity of the mountains that has to the front -for the east - with those of the mountainous chain of " Montserrat " in Spain, the homeland of the Miralpeix. 
 
"CELLAR MIRALPEIX" 
 
                This CELLAR registered with the number S-73133 before the INV National -institute of Vitivinicultura - it belongs to the Firma MIRALPEIX & Cía. S.R.L". and it is located in the town of ANGASTACO, in the Department San Carlos (Pcia. Of it Jumps), being characterized the same one to be one of the first family cellars of the XVIII Century in those that mix the technology and the tradition. 
 
                It is one of the oldest of the Valle Calchaquí whose origins go back to the year 1870 in that it was built by the Spaniards (Catalan) JUAN COLL (architect) and SUNDAY VILLADRID (manufacturer). it is Made of good material, lime and brick. With running of the years it has already suffered some modifications obsolete and their substitution for masonry piletas and metallic tanks for the establishment of the wine. But this has not affected the structure and architecture fundacional of the same one at all since it continues maintaining the same characteristics of final of the XVIII Century. 
 
                In spite of these changes taken place in their interior with regard to the vessel vinaria, we can affirm that today they are still conserved in very good state and as silent witness of a last time that was much more prosperous for the vitivinicultura villager that the current one, some big wooden barrels of locust, already made by local coopers missing persons shining proud their behavior, beside other so many cared of Germany and France in the year 1872, wooden of oak. Some of these barrels whose capacities oscillate between the five and six thousand liters, have in their front the following recorded stamp M B Bodenheim - Cassel." 

 
 
POSSIBLE MUSEUM OF THE ACTIVITY ZONAL VITIVINICOLA 

                 
                This Cellar true jewel of the colonial architecture, it could become with the attaché of some additional construction that follows the same style, a splendid MUSEUM OF THE ACTIVIDAD VITIVINICOLA of ANGASTACO and their areas aledañas, like they would be PINK SAINT'S populations", " PAYOGASTILLA ", SAN FELIPE", THE GRACE and SAN RAFAEL in San Carlos' Department;                 · THE NARROWNESS", " COLOME ", " AMAICHA ", " LURACATAO " and " BREALITOS " in the Department of Mills and " SECLANTAS ", " SANCTUARY " and CACHI of this last Department. 
 
                The visits to this BODEGA MUSEO", they would have two defined slopes: those to those that, with a quick glance to their facilities, the potential visitors would have enough to saturate in the bar in search of a glass of wine white, inciting and transparent torrontés and the other ones dedicated to those who would stop in their sections, to read the rótulos, to appreciate the pictures, to observe the presses, to admire the paintings and to smile with the aleluyas of it digs it. 
 
                Collection pieces and elements could be appreciated that overcome us to the history of those that fought under the most adverse conditions and since their sacrifice cannot be ignored, they would be presented two material types here that although different, they don't stop to be intimately related: one would understand agricultural and industrial machinery exclusively with some handmade elements;  the other one would consist of belongings and information related with the old owners and vitivinicultores that point made and they contributed to the social and cultural chore of the region. 
 
                Among the machinery that would be exposed, motors could be appreciated to naphtha, filters of pasta, bombs for trasiegos, encorchadoras, moledoras, caldereta of vapor, sulfatadoras, presses continuous, it presses hydraulics, hand presses, etc. 
 
                This museum should be admired and helped by its importance and originality, convinced always that the topic of the vineyard and of the wine, it is plastic, artistic, iconográfica and historically endless. Engineer Adolfo Miralpeix - Angastaco - Dpto. San Carlos - Pcia. of it Jumps.

Municipalidad: Av. Libertador s/n ANGASTACO Cod. (4427) Salta - Tel. 03868-491123
Todos los derechos reservados portaldesalta 2003/2006